Introducción

El Patrimonio artístico de una Cofradía no son solo piezas de carácter suntuario de mayor o menor valor monetario, son una parte fundamental de un enorme legado de tipo espiritual, histórico y sentimental.

Cada pieza trasciende más allá del valor intrínseco de los nobles materiales que la componen, ya que trae a nuestra memoria aciertos y errores, efemérides, cultos y solemnidades, acontecimientos históricos de la Iglesia Católica, la nación o la ciudad y son, en definitiva, testimonio tangible del pasado y el presente de una corporación.

La austeridad con la que se fundaron las cofradías de penitencia en siglo XVI, el triunfo de las formas barrocas en el XVII, la crisis de la Ilustración, la invasión napoleónica o los vaivenes del siglo XX… todas las épocas ha dejado su huella en el patrimonio de la centenaria Hermandad de las Angustias.

Desde 1558 hasta nuestros días, cada pieza atesorada representa una página brillante de su historia, recuerdo imborrable de los desvelos de generaciones anteriores, un legado para la Cofradía y para toda la ciudad de Córdoba.